El dia de hoy, por la mañana, nos sorprende una llamada del P. Provincial P. Alberto Gemmi. 

Es una llamada para felicitarnos el año nuevo, y para desearnos que este año que comienza entremos con buen pie. Se va a Senegal para empezar una visita de unos cuantos dias por la mision, acompañado por el vicario de España, el P. Ismael.

El año comienza, como siempre sin novedades a destacar solo que las subidas de los carburantes, la subida de la luz, el tramo en las autopistas de peaje etc, todo ello hace que la cuesta del mes de Enero se haga mas y mas cuesta arriba.

Intentemos mantenernos por asi decir incolumes, ante los embates de la sociedad de consumo y vivamos este año con lo que vayamos poco a poco consiguiendo, sin aventurarnos a realizar unos proyectos que no se puedan cumplir. Siendo realistas haremos que estos no se hagan cuanto menos ireales.  

Hoy, día 28 de Octubre, Martes, viene le P. Alberto con el P. Ismael a hacer una visita a la comunidad de Cádiz. No llegan en el mejor momento. La comunidad pasa por una situacion un tanto compleja. Debido fundamentalmente a la enemistad que se ha producido entre dos miembros. Uno español, el otro tambien y ambos con la experiencia de vivir en misiones primero en Venezuela y despues uno de ellos en Colombia.

La situacion en la comunidad podemos decir que es un tanto tensa. No nos hablamos desde hace un mes, y yo no he vuelto a la oracion. Me encuentro desfondado tambien preocupado por la situacion que vive mi familia. Mi padre sigue hospitalizado  y mi hermana ha sido ingresada en una residencia. Por si fuera poco mi hemano ha reñido con mi hermana la mediana y se han llamado de todo. Han roto la relacion y lo que me parece mas probable es que no van a volver a hablarse. Obiamente todo eso trae a mal traer a mi padre y puede que hasta le esté afectando tambien en la enfermedad que no acaba de remitir.

Pastoralmente estoy mas integrado, me siento bien y trabajando en las actividades que tengo encomendadas de la mejor manera que se. preparo las intervenciones tanto de misas como de sacramentos, y tambien me esmero mas en la preparacion de los funerales.

Puedo decir que todo esta bien en la pastoral, no asi en la comundidad, y en la familia. Asi que no encuentro la manera de solucionar los problemas tanto en un ambito como en el otro. 

Me siento impotente y a la vez siento que no dedico todo el tiempo que deberia a solucionar los problemas en dichos ambitos.

Por otro lado pienso que la situacion no puede seguir asi, porque entre otras cosas yo soy el responsable de la comunidad y aunque tengamos en vista en un futuro dejar la comunidad, siento que no estoy siendo del todo buen "superior" y buen "responsable" de la comunidad, a la que poco a poco voy dejando de la lado en mis preocupaciones con todo lo que esto supone de abandono de las responsabilidades.  

Ultima actualización ( Lunes 27 de Octubre de 2014 22:53 )