2.3.3 FORMAR UNA COMUNIDAD EJEMPLAR SEGÚN EL MODELO DE LOS APÓSTOLES
. Todo esto ha de hacerse en la obediencia al
superior y a los reglamentos.
El modelo de vida de los Misioneros es el de los apóstoles en torno a Jesús. En su invitación a 
Tempier para que se les uniera, Eugenio, al definir a los hombres que estaba buscando, empleó la 
expresión de que éstos debían tener  “voluntad y temple para seguir las huellas de los apóstoles”
61
.  A
ello fue sensible el corazón de Tempier, que generosamente respondió  en forma afirmativa a la 
invitación, empleando la misma terminología apostolica
62
. Eugenio  correspondió a tal generosidad 
diciéndole cuán necesario era para asegurar la regularidad de la casa que, en sus cálculos y sus 
esperanzas, tenía que reproducir la perfección de los primeros discípulos de los apóstoles y  en  esto 
“cifro mis esperanzas mucho más  que en los discursos elocuentes. ¿Han convertido éstos a  alguien 
alguna vez?”
63
. Un mes después, Eugenio comenta a Tempier la necesidad de ser hombres apostólicos 
para ganarse al pueblo de Dios
64
. A los Vicarios de Aix describe la misión de predicar llevada a cabo 
por los Misioneros como “tareas apostólicas”
65
.
Años después, en sus  Memorias, Eugenio repetirá la misma idea al reflexionar sobre los 
orígenes de los Misioneros: “Mi intención cuando me dediqué al ministerio de las misiones, trabajando 
especialmente para enseñar y convertir a las almas más abandonadas, fue la de imitar a los Apóstoles 
en su vida de dedicación y negación de sí mismos. Llegué a la convicción de que para obtener los 
mismos resultados en nuestra predicación teníamos que seguir sus huellas y practicar las mismas 
virtudes, en la medida en que nos fuera posible”
66
.
De esta forma, el ideal del sacerdote como apóstol del Salvador en el que Eugenio fue formado 
en San Sulpicio y que inspiró su ministerio personal, se convirtió en ideal que  viviría en común  el 
grupo de los Misioneros de Provenza.