Conoce más de nosotros La incorporación de oblatos más jóvenes a las comunidades existentes, reclama un cuidado esmerado. Tienen mucho que aprender pero tambien tienen mucho que aportar. No hay que ponerse nerviosos cuando vienen con muchas preguntas, a flor de labios, porque podemos aprender mucho de ellos. Solo con escucharlos. Como botón de muestra ,he aquí algunas custiones elaboradas por un grupo de jóvenes religiosos; son unos interrogantes que les gustaría poner antes de incorporarse a la comunidad.
 

1) ¿Cual es la actitud precisa de vuestra comunidad ante los problemas sociales propios en el sector en que vivimos : problemas de droga, problemas de centros de reeducación, madres solteras, asistencia social?
2)¿Cuales son los medios precisos, que ella ofrece a sus miembros para compartir y profundizar sus experiencias de la fe (con los laicos, los religiosos, etc)?
3) De qué manera se enfrenta vuestra comunidad a la cuestion de la pobreza? (La sencillez, ¿ocupa lugar destacado en vuestra vida? ¿como comparte bienes y salarios? ¿como trata a los trabajadores?¿ respeta sus derechos, les proporciona un modo de vida acorde a los tiempos en que vivimos?¿se preocupa por sus salarios, se es justo en cuestion de seguros etc.? 
Añadiríamos más 
¿Como invierte los recursos economicos de que dispone?¿que ayudas realiza?¿donde tiene depositados los recursos de que disfruta?¿quien se beneficia de los intereses que percibe? etc etc.
Para proclamar el Evangelio , muchos oblatos viven solos o en grupos minusculos. Esta situación apenas facilita la expresión de su solidaridad con la vida común. No olvidemos , sin embargo, que la comunidad oblata es ante todo, un compañerismo  en la participación en la fe, de los valores, de los bienes , de los trabajos. Esto puede vivirse en una comunion vital, aun no viviendo juntos bajo un mismo techo. Lo que da vitalidad a la comunión de espíritu, es el "cor unum" mas bien que la proximidad física. Hay que anudar fuertemente los lazos que unen a estos oblatos, para que se junten a menudo en reuniones, de distritos, o sectores. Hay que suministrarles los informes que atañen a los oblatos y darles la oportunidad de participar en las decisiones, sin que se sientan en ningun momento marginados de los organos de decisión. El mejoramiento hodierno de las comunicaciones, ofrece muchas posibilidades que deben aprovechar los misioneros