Aceptación y comunion con las personas 

Comunidad debe significar un tegido de relaciones en las cuales todos se sienten a gusto. Esto significa que se nos acepta tal cual somos. La caridad de que tanto hablamos como vínculo de unión, apenas merece llamarse así si permanece fríaa, distanciante o intermitente, siempre lista para reticencias y críticas negativas. 
¿Nos aceptamos realmente ,si no hay "calor humano" afecto mútuo en nuestras relaciones y nuestra manera de participar? Sin dejar de reconocer a cada cual el derecho a un minimun de vida privada, muchos oblatos desean un calor humano que va más alla de la simple sociabilidad; muchos anhelan un tipo de relaciones , que les sostenga en sus dificultades, les interpele en sus convicciones , perdone sus faltas y les provea esa parte de oposicion que es lo unico capaz de hacer aflorar lo que hay de más autentico en ellos. En resumen, el indificuo se desarrolla gracias a la vida de comunidad, gracias a la accion mútua , de unos sobre otros, en el plano humano y espiritual. 
No se trata de ir creando comunidades como copias de un mismo cliché. Pueden ser diferente en su estilo de vida, en sus trabajos y en sus estructuras según las necesidades apostólicas o los deseos de las personas. Lo que importa es que cada individuo, se sienta en la Congregación como en su casa. Todos deben saber que puedan contribuir a promover los valores de comunidad. Es cierto que los Oblatos más experimentados , tienen mucho que dar del caudal adquirido en los años de vida consagrados a la mision. Los jóvenes tienen tambien su modo particular de ver las cosas y deben saber que se les acoge con gozo. 
Puede, pues haber comunidades que responden al tipo tradicional, otras formadas por hombre que realizan el mismo trabajo y comparten los mismos sentimientos y los mismos valores. Otras pueden ser multifuncionales. cualquiera que sea el tipo de comunidad, cada cual debe esforzarse por recoger el reto del mundo y de nuestra fe. 
Tenemos una necesidad perentoria de adoptar en estilo de vida, sencillo. No ha sido merecido el sambenito de institucionalismo excesivo con que se ha motejado nuestro genero de vida? Si somos incapaces de hacernos pobres de hecho, más bien que de espíritu, ¿no podemos, al menos ser más sencillos en nuestra manera de vivir? Esto es indispensable si queremos , si tenemos a pecho el manifestar el desprendimiento de las cosas materiales, unico remedio del materialismo que todo lo invade. 

La oración de comunidad

Segun la encuesta sociológica , el 76% de los oblatos , dan un gran valor a la oración en comunidad. Otros estudios , comopletan esta comprobacion y muestral al mismo tiempo que hay muchos insatisfechos de nuestra manera de orar o de no orar juntos. Todos deben comprender que uno de los momentos más intensos de la existencia de la comunidad apostolica, es aquel en que, reunidos, se vuelven todos sus integrantes al Señor para pedir perdón, para