FRUTOS DEL SACRAMENTO DE LA CONFESION 

En el creyente  pecador y perdonado vuelve a habitar el Espiritu Santo, como nos prometio Jesús; más aún, vuelve a poner su morada el mismo Padre con Cristo. Las tres personas de la Trinidad habitan y moran en nosotros. El estado de gracia que se conoce con el nombre de INHABITACION DE LA TRINIDAD en el corazón del creyente arrepentido y convertido. 

El fiel, liberado de la culpa mortal, queda de nuevo transformado intimamente , de manera que se convierte otra vez en criatura nueva. Participa de la naturaleza divina, singularmente es marcado y modelado a imagen y semejanza de Dios.

El fiel , liberado de la culpa mortal, vuelve a adquirir un nuevo principio de accion que es el mismo Espiritu de manera que se hace capazz de un conocmiento y una voluntad nueva, Segun Dios; vive para el Padre como Cristo, ora, ama a los hermanos, espera la herencia futura, dejándose guiar por el Espiritu, como nos asegura San Pablo en la Carta a los Gálatas. Y esta renovación no se yuxtapone , sino que se absorbe , sana y transfigura el elemento humano, de modo que hay que estar alegres en el Señor, probarlo todo y quedarse con lo que es bueno. 

La venida del Espiritu Santo al llegar el día de Pentecostés, estaban todos reunidos en un mismo lugar. De repente vino del cielo un riuido como el de una ráfaga de viento impetuoso, que llenó toda la casa en la que se encontraban. SE les aparecieron unas lenguas como de fuego que se repartieron y se posaron sobre cada uno de ellos. Quedaron todos llenos del Espiritu Santo y se pusieron a hablar en otras lenguas, segun el Espiritu Santo les concedía expresarse.

Necesidad de una confesion frecuente 

 

LA IGLESIA A LO LARGO DE LOS SIGLOS, INTERPRETANDO LA VOLUNTAD DE DIOS HA EXHORTADO A LOS CREYENTES A ACERCARSE A ESTE SACRAMENTO  INCLUSO PARA QUE SEAN PERDONADOS SOLO LOS PECADOS VENIALES EN CONTRAPOSICION CON LOS MORTALES, ES DECIR MENOS GRAVES.