Quien mas quien menos sabe lo que es padecer, bien porque ha padecido el mismo, o bien porque ha visto a otros padecer. 

Antiguamente se padecía con ganas y hasta con orgullo. Padecer era de lo más digno de mirar y hasta de admirar. Las pasiones nos llegaban al alma y al escalofrío del cuerpo. Ver la Pasion nos llenaba de compasión, nos atraía la mirada como un "apasionado" en alto. La pasíón llegaba al corazón y apasionaba (valga la redundancia)

Por qué . Quizá porque antes, en la pasion , había pasion auténtica que movia a compasión, había pasion que implicaba que un Dios - Hombre y un hombre . hombre nos movia a compasión. Pero hoy, espectadores de las pasiones de este mundo, no queremos que nadie nos venga con otras pasiones. 

Pero la pasión siempre es la Pasion. Mientras unos corderos pascuales sangran y se desangran en el templo, muere un hombre fuera de la ciudad. Muere el Hijo de Dios, asesinado por los que creen honrar a Dios en el templo, del que se consideran propietarios poco menos. Si esto no nos mueve a compasion, nos mueve por lo menos a reflexion. 

Ante el Cristo de Velazquez se reflexiona más desapasionadamente que ante el Cristo de Jerusalen. Ante la pintura de la realidad, el pensamiento hace cultura. Ante la realidad, ¿qué haría el pensamiento? Ante un niño hambriento, el pensamiento lo prefiere de papel, para quemarlo, si le suscita compasion y sensiblerías, ¿Cómo lo prefiere el corazón?  De carne y hueso para amarlo.

¿Y no es esteril la pasión? ¿no es más humano que Cristo apenas sugerido por una Cruz sin Cristo Dolorido?

Hoy poco nos apasiona. Pocos espectáculos nos apasionan, salvo el futbol. Es por todos conocidos que mueve pasiones. A no ser por un partido , donde el equipo y nosotros con el nos jugamos mucho. 

Sin embargo, menos eran los que estaban al pie de la cruz el viernes santo, el viernes de Pasion. En el Golgota. Y sin embargo, allí habia pasion, se respiraba pasion. Y allí tambien había desprecio, y blasfemia (que tambien es pasion). Podemos decir que alli nada era indiferente. A unos el espectaculo nunca visto les movia a compasion, a otros a risa y desprecio, que tambien es pasion. 

¿Eran aquellos tiempos de pasion? ¿Valía la pena sufrir? ¿A qué movía el espectáculo de un crucificado? ¿A qué nos mueve hoy?

Muchas son las respuestas e interpretaciones, ¿por qué la pasion no nos mueve a la accion? A no quedarnos pasivos. Son tantos los pacientes, que esperan impacientemente. Son tantos los que padecen de verdad, y de impotencia. Tantos los que estan atados a una cruz. Tantos los que esperan que hagamos algo. Son tantas las pasiones que esperan movernos a la accion---- Accion es igual a amor. Inaccion es igual a desamor, a desaliento . A desapasionamiento.